Hoy no hay quien pague2

Hoy No Hay Quién Pague

En clave de comedia elabora una verdadera denuncia social, que por su actualidad, pareciera estar escrita en un presente continúo y no varias décadas atrás, circunstancia que dimensiona la obra en el tiempo haciéndola permanente y universal.

Con humor, ácido pero ingenioso, presente en esta farsa política, en la que se revela sobre lo establecido, y critica a aquellos que sólo esperan que otros tomen la iniciativa. La hilaridad de los personajes va creciendo en el transcurso del discurso escénico, por demás ágil, dinámico, verdadero espacio lúdico que nos ofrece la posibilidad de la denuncia.

Cada personaje es un estereotipo, capaz de transmitir el trasfondo social en cada frase, en cada  parlamento, sin perder la frescura de la comedia, provocando la risa contagiosa, que no se aparta del espectador, hasta el final.

Antonia y Juan son los protagonistas, un matrimonio víctima de la situación económica, ejes de una trama chispeante que acerca la obra a la comedia de enredos.

DOSSIER Hoy no hay quien pague